Las úlceras vasculares.

La aparición de heridas en las piernas de los pacientes con problemas vasculares es una de las complicaciones más importantes y con mayor impacto sobre su calidad de vida. Las úlceras venosas son más frecuentes en las mujeres y suelen aparecer entre los 40 y los 50 años, las arteriales son más frecuentes en hombres mayores de 60 años. Dedicae quiere ayudarles a identificar el riesgo de forma precoz y aplicar medidas preventivas.

¿Qué es una Úlcera Vascular?

Es una lesión de la piel en una zona que no está correctamente irrigada por la sangre, bien por inadecuado retorno venoso (úlceras venosas), por una obstrucción del flujo arterial (úlceras arteriales) o por la combinación de ambos (úlceras vasculares mixtas). Son heridas crónicas que se caracterizan por necesitar períodos muy largos de cicatrización (superiores a 6 semanas) para ir que eliminando el tejido dañado y favoreciendo su reemplazo por tejido sano.

¿Cómo puedo saber si tengo Riesgo Vascular?

La Insuficiencia Arterial Periférica (IAP) puede sospecharse en caso de:

  • Edad: >40 años.
  • Sexo: mayor prevalencia en varones que en mujeres.
  • Hipertensión, Dislipidemia, Obesidad, Diabetes, y antecedentes familiares de arterioesclerosis.
  • Ocupación que requiere estar de pie o en posición sentada mucho tiempo.

Los factores de riesgo de Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) son:

  • En Hombres: Vida sedentaria, Sobrepeso, Antecedentes familiares, Profesión de riesgo.
  • En Mujeres: Vida sedentaria, Sobrepeso, Antecedentes familiares, Embarazo.

Además, en ambas influyen los hábitos nocivos como el consumo de tabaco y la ingesta de alcohol, así como enfermedades crónicas descontroladas (Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial…).

¿Qué puedo hacer para prevenir el riesgo?

La Prevención consta de una serie de actividades que deben llevarse a cabo rigurosamente tanto en los pacientes de riesgo como en aquellos en los que ya se ha producido la lesión, ya que constituye por sí sola, el mejor tratamiento. Comprende actividades de:

  • Abandono de hábitos tóxicos.
  • Control de enfermedades y factores de riesgo cardiovascular.
  • Actividad y el ejercicio físico.
  • Higiene e hidratación de la piel de piernas y pies, evitar traumatismos y protegerla ante la radiación solar.
  • Medidas para favorecer el riego arterial y el drenaje venoso (no masajear)

¿Si detecto algún síntoma, qué debo hacer?

Puede sospecharse IAP si aparece un dolor punzante en los músculos de las piernas durante la marcha, y son síntomas de IVC la sensación de pesadez de las extremidades inferiores, dolor de predominio vespertino, prurito, calambres nocturnos, cansancio, edema… Es posible que estos síntomas empeoren en bipedestación o con el calor y mejoren con el reposo, medias de compresión, el frío y elevación de las piernas. Debe consultarse con profesionales cualificados, sobre todo antes de iniciar cualquier tratamiento farmacológico (antiagregantes plaquetarios y estatinas en IAP; venotónicos y antiagregantes plaquetarios en IVC).

Fuentes:

  • Guía de Práctica Clínica en Arteriopatía periférica, Fisterra, Ministerio de Sanidad
  • Guía de Buena Práctica Clínica en Patología Venosa en Atención Primaria, Organización Médica Colegial
  • Guía de Recomendaciones al Paciente: Úlceras Varicosas. Servicio Madrileño de Salud

Cuidados paliativos en casa

Cuidados de Personas Mayores en Madrid

Servicio de enfermería a domicilio en Madrid