La prótesis de cadera

La prótesis de cadera es una pieza artificial que se coloca a los pacientes que tienen daños severos en su propia articulación. Se realiza durante una intervención quirúrgica. Son dos las causa más frecuentes: la fractura y la osteoartritis (que produce dolor, inflamación y déficit de movilidad). Gran parte del éxito de esta cirugía está en la rehabilitación y en el aprendizaje de una serie de precauciones y cuidados de los que Dedicae le ofrece algunos consejos.

¿En qué consiste la Artroplastia o intervención de Prótesis de Cadera?

El cirujano especialista en traumatología retira el cartílago y el hueso de la articulación de la cadera que están lesionados y los reemplaza con piezas nuevas de materiales biocompatibles.
Las intervenciones de la cadera son operaciones seguras y exitosas, sin embargo, los resultados en la funcionalidad dependen en gran parte de la rehabilitación y la implicación del paciente. En el postoperatorio inmediato recibirá tratamiento de fisioterapia en el hospital, le enseñarán ejercicios para fortalecer la nueva cadera y deberá aprender lo que necesita para la nueva situación.
Tenga paciencia, porque puede necesitar hasta un año para lograr de nuevo toda la movilidad y la fuerza muscular.

¿Para qué se realiza este procedimiento?

Con esta intervención se consigue aliviar el dolor, ayuda a la recuperación funcional de su cadera y como consecuencia se producirá una forma de caminar más segura y adecuada.

¿Qué riesgos tiene esta cirugía?

Por un lado, estarán presentes los riesgos propios de una intervención quirúrgica, en concreto anemia e infección de la herida. Pero en esas primeras horas el equipo clínico vigilará sus síntomas y le aplicará el tratamiento indicado, junto con la adecuada cura de la herida.
Después, al ir comenzando la actividad, y durante los primeros meses, el riesgo más importante es que la prótesis se mueva de su sitio (hablamos de dislocación o luxación). Se previene de un modo bastante sencillo, teniendo cuidado con la forma de mover la cadera.
Poco a poco debe será capaz de volver a su nivel anterior de actividad, pero moviéndose con cuidado cuando realice sus actividades cotidianas, para no dislocarse la cadera y no podrá realizar determinados deportes.

¿Qué cuidados necesitará al llegar al domicilio?

Durante un tiempo el paciente necesitará ayuda durante la realización de sus cuidados personales, así como la cura de la herida. Evitará coger pesos, agacharse, atarse cordones, etc, Y precisará apoyos específicos en algunas situaciones de la vida cotidiana: en la cama, al vestirse, al sentarse, al bañarse o ducharse, al ir al inodoro, al bajar o subir escaleras y al montar o bajar de un automóvil.

Fuentes:

  • Guía de Recomendaciones al Paciente: Prótesis de Cadera. Servicio Madrileño de Salud
  • Protocolos de la Sociedad Científica de Cirugía Ortopédica y Traumatológica

Cuidados de Personas Mayores en Madrid

Servicio de cuidados paliativos en casa

Servicio de enfermería a domicilio en Madrid