La herida quirúrgica

Las heridas quirúrgicas son incisiones en la piel realizadas durante intervenciones quirúrgicas. El tamaño de una incisión depende del tipo de cirugía realizada. Por lo general la piel se cierra con algún dispositivo como sutura de hilo, grapas, pegamento biológico… Dedicae le ayudará a saber cómo cuidar la herida en casa para reducir el riesgo de infección y mejorar la recuperación.

¿Cómo debo curar la herida en casa?

  • Lávese las manos antes y después de tocar las heridas.
  • Retire el apósito o venda que cubre la herida.
  • Si está muy pegado, humedézcalo con agua o suero fisiológico y vuelva a intentarlo con cuidado.
  • Limpie la herida diariamente con agua y jabón neutro. Evite frotar o restregar.
  • Si la herida presenta una costra no debe levantarla, se caerá sola.
  • Seque la incisión con una gasa.
  • Seque alrededor de la herida dando toques suaves con una toalla limpia.
  • Puede aplicar antiséptico, por ejemplo, clorhexidina.
  • Habitualmente se dejará sin cubrir pero puede colocar un nuevo vendaje o apósito si la herida supura líquido o sangre o si las grapas rozan con la ropa.

Es cierto que podemos curar nuestra herida quirúrgica en casa con las indicaciones de nuestro médico. Aunque a veces, resulta complicado realizar esas curas por nosotros mismos, ya que en algunos casos, la persona operada puede encontrarse muy débil y con la inseguridad de si lo está haciendo bien. En Dedicae, uno de nuestros servicios es el cuidado a domicilio de pacientes convalecientes después de una operación.

Nuestras enfermeras y cuidadores con experiencia se ocuparán de que las curas y el tratamiento de estas heridas sean las correctas, además de su apoyo y cuidados durante todo el periodo de recuperación.

¿Puedo bañarme o ducharme con una herida quirúrgica?

Generalmente podrá ducharse al tercer día. Es mejor no sumergir la herida en agua porque podría abrirse.
Su médico debe decirle si podrá retirar el apósito, si éste es impermeable o si deberá cubrirlo para mantenerlo seco.

Me han quitado los puntos y se me ha abierto la herida


Si a la retirada de los puntos se abre un poco la herida, no pasa nada, hay que seguir curándola como indicamos anteriormente y la herida irá curando de dentro a fuera. Tardará un poco más en cicatrizar.

Aunque siempre recomendamos que si se abre la herida después de haber quitado los puntos, se acuda al centro de salud para recibir las indicaciones más oportunas en cada caso.

Por qué se abre una herida después de quitar los puntos

Cuando una herida o parte de esta se abre, se llama dehiscencia. Esto puede ocurrir cuando una herida no ha cicatrizado por completo.

Algunos síntomas de que esto pueda pasar son: ver que la herida empieza a supurar, signos de infección, pus, o simplemente sentir la sensación de que los bordes de la herida se están despegando.

¿Qué precauciones he de tener en cuenta?

  • Evite el uso de cremas o pomadas, jabones, lociones, polvos o cosméticos sobre la herida.
  • Según vaya curando la herida le picará, pero rascar puede provocar una sobreinfección por la suciedad de las manos y las uñas.
  • Mientras está sanando y tras la retirada de puntos evite la presión de la ropa durante al menos un mes.
  • Evite su exposición directa al sol al menos durante 30 días, puede usar protector solar.
  • Realice una alimentación saludable.
  • Evite el tabaco y el estrés.

¿Cuándo me retirarán los puntos?

En su informe del hospital le indicarán cuándo y dónde debe ir para retirarse los puntos o grapas, habitualmente entre el 7º y el 10º día.
En la cara se retirarán antes, entre el 3º y el 5º día y en las zonas sometidas a mucha tensión como flexuras de algunos miembros, la espalda o la cabeza se retirarán después, entre el 15º y el 21º día.

¿Cómo sé que estoy teniendo problemas con la herida quirúrgica?

Consulte con un profesional sanitario si observa Inflamación, enrojecimiento o calor; Aumento de dolor; Fiebre; Sangrado; Mal olor.
Si la herida se hace más grande o profunda, o se seca u oscurece.
Si el líquido que sale de la incisión aumenta o se vuelve espeso, tostado, verde o amarillo, o huele mal.

Fuentes:

  • Protocolos de preparación para el alta de pacientes quirúrgicos. Hospitales del SERMAS
  • Guía de Recomendaciones al Paciente: Herida Quirúrgica. Servicio Madrileño de Salud

Cuidados paliativos en casa

Cuidados de Personas Mayores en Madrid