Beneficios de la papiroflexia para la salud mental y física

El 11 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Papiroflexia (u origami), ese arte de plegar y replegar papel para crear figuras geométricas sin utilizar tijeras ni pegamento. De origen chino y popularizada en Japón, esta ancestral actividad lúdica tiene además un sinfín de beneficios terapéuticos que conviene conocer.

Desde Dedicae os explicamos cómo podemos mejorar la salud mental y física, especialmente de aquellas personas que sufren problemas cognitivos, emocionales o de psicomotricidad.

Excelente terapia antiestrés

La papiroflexia destaca ante todo por sus propiedades relajantes. Es una actividad tranquila, que exige aislamiento, paciencia y mucha concentración, por lo que alivia notablemente el estrés, la ansiedad o la depresión. Algo tan simple como dedicar tiempo a ir doblando poco a poco una lámina puede conseguir que el mundo desaparezca a nuestro alrededor y que sólo nos centremos en las manos y en ese trozo de papel.

Esa combinación única de imaginación y de seguir las reglas de un manual al milímetro proporciona efectivamente mucha paz. Samuel Tsang, profesor de origami y autor del libro «La magia del origami antiestrés”, asegura que su práctica regular permite incluso llegar a la conciencia plena, ese estado espiritual centrado sólo en el momento presente, y lo compara de hecho al yoga y a la meditación.

Desarrollo del cerebro y la psicomotricidad

Igualmente, muchos terapeutas constatan que la papiroflexia ayuda a las personas que tienen baja autoestima, TDAH, autismo, retraso mental o demencia, ya que al tener que utilizar las manos para crear formas específicas se mejora el desarrollo del cerebro y la psicomotricidad.

La razón es bien sencilla: los nervios periféricos que se encuentran en la punta de los dedos envían estímulos a los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, poniendo a trabajar sus áreas táctiles, motoras y visuales. De esta forma, se potencian la memoria, el pensamiento no verbal y la atención.

Y como también está demostrado que el desarrollo de las capacidades cognitivas está vinculado al desarrollo psicomotor de la persona, la papiroflexia se está utilizando igualmente en más entornos terapéuticos, como en la rehabilitación del ictus y otros accidentes cerebrovasculares.

Contra las dificultades de movilidad y discapacidades visuales

Al ser el tacto y la vista los sentidos que más se activan durante el proceso de plegado, la papiroflexia también resulta una herramienta muy útil para estimular a las personas que tienen dificultades de movilidad en las manos, como artritis o reuma. Asimismo, se benefician con su práctica aquéllas con problemas de motricidad fina (movimientos pequeños que requieren de gran precisión) o de coordinación de las manos con los ojos.

Respecto a sus repercusiones para la vista, el intentar visualizar las figuras y recordar las imágenes de los pasos a seguir, estimula a las personas con discapacidades visuales y problemas de memoria visual secuencial o de atención visual, a la vez que mejora la memoria espacial, la orientación y la habilidad para reconocer las formas de las figuras planas y las figuras en 3D.

Frente al deterioro cognitivo

En un estudio realizado por la psicóloga Cristina Belló entre personas mayores que entrenan la memoria con la papiroflexia se afirma que los ancianos que participan en este tipo de talleres obtienen un mejor rendimiento en atención, memoria, procesamiento motor, velocidad y precisión manual. “La papiroflexia reduce el deterioro cognitivo, aumenta la agilidad mental y ayuda a ejercitar la lógica cerebral como si de un cálculo matemático se tratase: pensar, razonar y poner en práctica”, asegura la autora.

Por último, los expertos recuerdan que esta actividad ayuda a crear patrones en el cerebro, desarrolla el sentido del orden y potencia la creatividad. Las personas que siguen terapias de origami no solo se han visto beneficiadas claramente en el aspecto físico o cognitivo, sino también en el emocional. Este arte requiere altas dosis de perseverancia, y, como los progresos terminan por aparecer, se obtiene una gran satisfacción personal con la consecuente mejora de la autoestima.

En resumen…

Los profesionales de Dedicae os animamos a aprovechar todos los beneficios terapéuticos de la papiroflexia, cuyos más significativos resumimos a continuación:

A nivel físico mejoran:

  • Algunas dolencias de las manos, como la artritis y el reuma
  • Los procesos de rehabilitación de dolencias en articulaciones
  • Los sentidos de la vista y el tacto
  • Los problemas de control de movimiento y musculares
  • La motricidad fina
  • La coordinación manos–ojos
  • Los problemas visuales y de memoria visual

A nivel mental mejoran:

  • La memoria, ya que es necesario recordar cada paso que lleva a la figura final
  • La capacidad de ensayo-error, porque a veces no salen las figuras y hay que aprender de los fallos para superarlos
  • La depresión, la ansiedad y el estrés, gracias a esos momentos de tranquilidad, aislamiento y relajación
  • La percepción, la atención y la concentración
  • El sentido del orden y la creatividad
  • La memoria espacial y matemática al trabajar con geometría
  • La estabilidad emocional, al ejercitar la paciencia y la perseverancia
  • La satisfacción personal y la autoestima
  • La imaginación y el interés por aprender nuevas habilidades

Fuentes:

Asociación Española de Papiroflexia. https://www.pajarita.org

Libro “La magia del origami antiestrés”, de Samuel Tsang

Estudio “Efectos de una intervención con papiroflexia en personas mayores que entrenan la memoria”, de Cristina Belló

Manual de origami como herramienta de estimulación cognitiva para adultos, de Elvia Ruiz y Daniela Izquierdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *