La alimentación por sonda gástrica. Nutrición enteral por sonda nasogástrica

Son muchos y variados los motivos por los que una persona no puede alimentarse adecuadamente por boca: enfermedades que impiden tragar correctamente, situaciones de importante pérdida de apetito, alteraciones neurológicas… En estos casos, la nutrición enteral por sonda permite controlar mejor la cantidad y la calidad de los nutrientes y proporcionar a cada paciente la alimentación que más le conviene.

¿Qué es la alimentación por sonda nasogástrica? Nutrición enteral (NE)

La nutrición enteral por sonda es un método sencillo, seguro y eficaz de tomar alimentos para mantener un estado nutricional adecuado. Para ello se utiliza una Sonda Nasogástrica (SNG), tubo delgado y flexible que es introducido por la nariz y llega hasta el estómago. Permite introducir directamente en el organismo alimentos en forma líquida con el mismo valor alimenticio que una dieta normal y equilibrada.

¿Cómo tengo que administrar la NE por sonda nasogástrica (SNG)?

Su médico le indicará la cantidad así como el modo más adecuado: de forma continua o de forma discontinua, cerrando la sonda durante unas horas entre toma y toma.

Antes de empezar a alimentarse con sonda:

  • Prepare lo necesario: alimento a temperatura ambiente, agua y accesorios.
  • No mezcle la alimentación con los medicamentos.
  • Asegúrese que la sonda está en posición correcta: la longitud entre nariz y tapón no ha variado.
  • Lávese las manos.

Durante la toma:

  • Coloque al paciente incorporado a 30 o 45 grados.
  • Si la nutrición está distribuida en varias tomas, compruebe que no quedan en el estómago restos de la toma anterior. Aspire con jeringa el contenido gástrico: Si es más de 150 cc se vuélvalo a introducir y retrase la toma una hora. Si los restos han disminuido, administrar la mitad del alimento previsto. Si no han disminuido: suspender y consultar.
  • Si la toma de alimentos es continua, aspire con jeringa el contenido gástrico cada 3 o 4 horas y actúe según la recomendación anterior.
  • Introduzca el alimento lentamente, aproximadamente en 15 o 20 minutos.

Al terminar:

  • Mantenga al paciente incorporado al menos una hora para evitar el reflujo.
  • Introduzca 30-50 ml de agua para lavar la sonda por dentro y compruebe que el tapón queda correctamente cerrado.
  • Limpie por fuera la sonda con agua tibia y jabón neutro cada día.
  • Lávese las manos.

¿Qué puedo hacer para cuidar la nariz y la boca?

  • Cambie cada día el esparadrapo que fija la sonda a la nariz, aprovechando para girar la sonda y cambiar el lugar donde lo pega.
  • Limpie el exterior de la nariz con agua y jabón, secando y vigilando alteraciones de la piel y los orificios nasales con agua templada suavemente, aplicando crema hidratante.
  • Cepille los dientes y la lengua. Si es posible, realice enjuagues con agua o colutorio, sin tragarlo. Si no es posible, humedezca la boca con una gasa, tres veces al día.
  • Suavice los labios con cacao o vaselina.

¿Cómo sé que estoy teniendo problemas con la nutrición enteral (NE) por sonda nasogástrica (SNG)?

Consulte con un profesional sanitario si aparecen los siguientes síntomas:

  • Fiebre.
  • Náuseas, vómitos, diarrea o dolor abdominal durante un día entero.
  • Hinchazón de cara y piernas.
  • Estreñimiento más de cinco días.
  • Tos al inicio de la toma.
  • Rotura o salida de la sonda.
  • Enrojecimiento, hinchazón e irritación en fosas nasales.
  • La sonda se obstruye una y otra vez, y usted no es capaz de destaparla con agua.

¿Qué alimentos se pueden dar por sonda gástrica?

Es posible suministrar casi todo tipo de alimentos por sonda, pero siempre hay que tener muy presente que estos alimentos estén bien cocidos y triturados en una licuadora. Después de triturar los alimentos habrá que colarlos para dejar fuera cualquier trozo que pueda obstruir la sonda.

Para no obstruir la sonda se recomiendan alimentos como purés, cremas o sopas.

A parte de la alimentación que reciba el paciente por sonda, es muy importante recordar ofrecer de 4 a 6 vasos de agua para evitar la deshidratación.

Normalmente el médico recomendará el uso de algún suplemento nutricional, que puede ser añadida y mezclada en la preparación final de los alimentos.

Fuentes:

  • Utilización clínica de la Nutrición Enteral. Nutrición Hospitalaria

Cuidados paliativos en casa

Cuidados de Personas Mayores en Madrid

Cuidados de pacientes crónicos a domicilio