El uso seguro de los medicamentos

Hoy por hoy los fármacos forman parte de nuestra vida y su uso en beneficio de nuestra salud es un derecho reconocido, aunque posiblemente, se ha producido un exceso de medicalización de las situaciones cotidianas. La accesibilidad de medicamentos sin receta e incluso la adquisición de los mismos por internet nos deben poner en alerta frente a los riesgos de tener medicinas en casa. En este consejo Dedicae ha recopilado los más importantes.

¿Cuáles son las precauciones básicas que debo tomar con los fármacos?

  • Conserve los medicamentos en un lugar seguro, lejos del alcance de los niños.
  • Manténgalos a temperatura ambiente, salvo que expresamente se indique su refrigeración.
  • En la dosificación de los jarabes, utilice la medida que se proporciona.
  • Evite pelar o triturar los comprimidos y pastillas.
  • Escriba en una lista los nombres de todas las medicinas que toma, (prescritas o no) y llévela consigo cuando visite a los profesionales de salud.
  • Revise su caducidad, pero no tire a la basura los medicamentos en desuso o con fecha vencida, llévelos a la Farmacia.

¿Puedo automedicarme?

La automedicación es un acto legítimo y posible. De hecho, conocer los medicamentos y tomar decisiones sobre su uso es una de las características del autocuidado, y refuerza la autonomía como paciente. Además, los efectos de los fármacos pueden variar de una persona a otra y cada individuo es el que mejor se conoce a sí mismo.
Siempre tener en cuenta:

  • En el caso de niños, ancianos, embarazo y personas polimedicadas o si se trata de productos antibióticos, psicofármacos y medicamentos de riesgo: asesorarse con personal cualificado.
  • Mayor precaución si ha presentado alergias a tratamientos previos.
  • Mejor seleccionar fármacos con un solo principio activo y revisar sus excipientes: lactosa, sodio, sacarosa.
  • Los medicamentos de venta sin receta no son inofensivos.
  • Pregunte todo lo que no entienda.
  • Si el síntoma persiste, debe consultar con profesionales sanitarios.

En cualquier caso, en el control de los síntomas no todo se reduce a fármacos, y a veces es prioritario un cambio en el estilo de vida y adoptar medidas físicas e higiénico-dietéticas para favorecer el bienestar.

¿Qué debo hacer si he olvidado tomar una dosis de un medicamento?

En primer lugar, leer el prospecto. Si no le queda claro, consultar a un profesional sanitario.
Como criterios generales:

  • Cuando se ha olvidado tomar una dosis de un medicamento, nunca debe duplicarse la siguiente.
  • Los fármacos que se toman por boca pueden demorarse hasta dos horas.
  • De un medicamento que suele tomarse una o dos veces al día, si una de las tomas se ha demorado más de dos horas, se recomienda tomarla lo antes posible y luego continuar con la pauta que se llevaba.
  • De un medicamento que suele tomarse tres o más veces al día, si una de las tomas se ha demorado más de dos horas, se recomienda no tomarla y esperar a la siguiente (Acortar tanto los intervalos entre tomas puede provocar efectos secundarios).

¿Y si los olvidos en las tomas de medicación se producen con frecuencia?

Entonces se puede solicitar el cambio a una pauta más simple, utilizar mecanismos recordatorios (alarmas en dispositivos móviles, pictogramas con horarios y dibujos) o usar sistemas personalizados de dispensación de medicación (cajas con cajoncitos para preparar la medicación diaria por tomas).

Fuentes

  • Recomendaciones sobre el uso seguro de los medicamentos. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC)
  • Boletín Medicines Q & As de información sobre medicamentos. Sociedad de farmacéuticos de Reino Unido en colaboración con el NHS UK Medicines Information

Cuidados de Personas Mayores en Madrid